Mensajes de Dios

Mensajes de Dios

La poderosa palabra de Dios es medicinal, un antídoto para cualquier malestar y un bálsamo para nuestro espíritu. En ella encontramos la verdadera sabiduría. Grande es Dios y su testimonio a través de su hermosa y vivificante palabra.

¿Quien nos separará de amor de Cristo...?... ...Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo provenir (futuro) ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del Amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:35-39 en la Biblia



DIOS

Dios fuente de vida
Mi gran tesoro perdido
Has tocado hoy a mi puerta
Y el corazón me has movido

Hace mucho te esperaba
Qué bueno que has venido
Inunda de amor esta casa
y déjame sentir tu alivio

Pon tu mano en mi frente
Limpia mi alma de miedo
Quiero dejar de estar ciego
Y así poder al fin verte

Dios amor esencia mía
Hoy solo por hoy te pido
Dame la inmensa gracia
De amarte como un niño

Mantén mi mente bien fresca
Libre de todo prejuicio
Para encontrarte en lo cerca
Y descubrirte en lo escondido



Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él.



No creo que dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el megáfono que dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos.



El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, aun los jóvenes flaquean y caen; Pero los que esperan en JEHOVA tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán... AUN NO TERMINA EL DIA, TOMA FUERZAS EN DIOS, PERSISTE HACIA LA META, ESTAS A PUNTO DE LLEGAR



¡HOY YO LO SÉ! No caeré, no moriré, sino que viviré y mi espíritu, cuerpo y alma glorificaran El Santo Nombre de Jehová. No hay enemigo que me pueda derrotar, no hay problema que me pueda desanimar, PORQUE YO LO SÉ, QUE JESÚS ESTÁ CONMIGO, HOY Y POR SIEMPRE. ¡SOY MÁS QUE VENCEDOR POR LA VICTORIA DE MI PODEROSÍSIMO SEÑOR!



TE AMO, TE AMO, TE AMO! ETERNO, FIRME, INCOMPRENSIBLE, VERDADERO, más grande que el universo mismo, más dulce que la miel, SELLADO CON PACTO DE SANGRE es el amor de Tu Padre. No temas, no desmayes; mi boca lo ha hablado, EL DIOS OMNIPOTENTE ESTA A TU LADO. NO TE DEJARÉ, NO TE ABANDONARÉ, Yo estoy aquí, Yo estoy aquí, JUNTO ATI, YO ESTOY AQUÍ.



¿Por medio de quien se ha encontrado alguna vez la verdad sin Dios?¿Por quien se ha encontrado alguna vez a Dios sin Cristo?¿Por quien se ha encontrado a Cristo alguna vez sin el Espíritu Santo?¿Por quien se recibió alguna vez el Espíritu santo sin los misteriosos dones de la fe?...



La poderosa palabra de Dios es medicinal, un antídoto para cualquier malestar y un bálsamo para nuestro espíritu. En ella encontramos la verdadera sabiduría. Grande es Dios y su testimonio a través de su hermosa y vivificante palabra.



Entonces Yavé Dios dijo a la serpiente: "Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Andarás arrastrándote, y comerás tierra todos los días de tu vida. Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya, ésta te pisará la cabeza mientras tú te abalanzarás sobre su talón." A la mujer le dijo: "Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos. Con dolor darás a luz a tus hijos, necesitarás de tu marido, y él te dominará."

Al hombre le dijo: "Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que Yo te había prohibido comer: Maldita sea la tierra por tu culpa. Con fatiga sacarás de ella tu alimento por todos los días de tu vida. Espinas y cardos te dará, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste sacado. Porque eres polvo y al polvo volverás.

El hombre llamó a su mujer "Eva" por ser la madre de todo viviente. Yavé Dios hizo para el hombre y la mujer túnicas de piel y los vistió. Después dijo: "Miren que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, pues se hizo juez de lo que es bueno y malo. No vaya ahora a alargar su mano y tome también del Árbol de la Vida. Pues al comer de este árbol vivirá para siempre." Por ello lo echó del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de donde había sido formado. Y habiendo expulsado al hombre, puso querubines, al oriente del jardín del Edén, y un remolino que disparaba rayos, para guardar el camino del Árbol de la Vida. Sagradas Escrituras



La Escritura dice al respecto: Preferí a Jacob antes que a Esaú. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que Dios es injusto? ¡Eso no! Pero también dijo Dios a Moisés: "Perdonaré a quien perdone, y tendré compasión de quien tenga compasión." Así pues, no depende eso del querer o del esforzarse de uno, sino de Dios, que tiene compasión. En la Escritura dice al faraón: "Te hice faraón con el fin de mostrar en ti mi poder y para que toda la tierra conozca mi Nombre." Así pues, Dios se compadece de quien quiere y endurece al que quiere.

Quizá alguien se me opondrá diciendo: ¿Por qué entonces se queja Dios si nadie se puede oponer a su voluntad? Pero tú amigo, ¿quién eres para pedir cuentas a Dios? Dirá acaso la olla de barro al que la modeló: ¿Por qué me hiciste así? El alfarero, ¿no es dueño de su greda para hacer del mismo barro una vasija de lujo o una ordinaria? Si Dios, para demostrar cómo se enoja y dar a conocer hasta dónde llega su poder, aguantó con tanta paciencia vasijas que provocaban su ira, listas para romperlas, también quiso mostrar las riquezas de su Gloria con otras vasijas, es decir, nosotros, de los que tuvo compasión y que preparó con anticipación para la Gloria. Para ella fuimos llamados, no solamente de entre los judíos, sino también de entre los paganos, según lo anunció Dios por el profeta Oseas: "Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, y amada mía a la no amada. Y en el mismo lugar donde se les dijo: No son ustedes mi pueblo, los llamarán hijos del Dios vivo." Sagradas Escrituras



Pero sobre los impíos descargó hasta el fin tu cólera despiadada, porque Dios sabía de antemano lo que éstos iban a hacer, y que después de permitir a los suyos que salieran apresurando su partida, aquéllos cambiarían de parecer y saldrían en su persecución. En efecto, todavía estaban preocupados por sus duelos, y se lamentaban junto a las tumbas de sus muertos, cuando imaginaron otra locura y se pusieron a perseguir fugitivos a los mismos que ellos habían rogado que se fueran.

Un destino justo los impulsaba a ese extremo yles inspiraba el olvido de sus pruebas pasadas: agregarían de ese modo a todos sus tormentos el suplicio que faltaba aún. Y, mientras que tu pueblo haría un viaje maravilloso, ellos hallarían una muerte extraña. La creación entera, obedeciendo a tus órdenes, se modificó de nuevo en su propia naturaleza para el servicio de tus hijos.

Se vio a la nube cubrir el campamento de sombra y la tierra firme salía de lo que era agua. Un camino despejado atravesó el Mar Rojo; entre las olas impetuosas se veía una verde llanura por la cual los que protegía tu mano pasaron como un solo pueblo, contemplando tus admirables prodigios. Sagradas Escrituras



Pero ha llegado lo anunciado por el profeta Joel: En los últimos días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre todos los mortales; sus hijos y sus hijas profetizarán; los jóvenes tendrán visiones, y los ancianos tendrán sueños. En esos días yo derramaré mi Espíritu sobre mis siervos y mis siervas y profetizarán.

Haré cosas maravillosas arriba en el cielo, y señales milagrosas, abajo en la tierra. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que llegue el día del Señor, día grande y glorioso. Y todo el que invoque el Nombre del Señor se salvará. Sagradas Escrituras



Israelitas, escuchen mis palabras: Dios había dado autoridad a Jesús de Nazaret entre todos ustedes: hizo por medio de él milagros, prodigios y cosas maravillosas, como ustedes saben. Sin embargo, ustedes lo entregaron a los malvados, dándole muerte, clavándolo en la cruz, y así llevaron a efecto el plan de Dios que conoció todo esto de antemano. A él, Dios lo resucitó y lo libró de los dolores de la muerte, porque de ningún modo podía quedar bajo su dominio. De él hablaba David en un salmo, al decir: Veía continuamente al Señor delante de mí, puesto que está a mi derecha para que no vacile, por eso, mi corazón se ha alegrado y te alabo muy gozoso, y hasta mi cuerpo esperará en paz. Porque no abandonarás mi alma en el lugar de los muertos ni permitirás que tu servidor sufra la corrupción. Me has dado a conocer caminos de vida; me llenarás de gozo con tu presencia. Sagradas Escrituras



Palabras contra Nínive. Este es el libro de la visión que tuvo Nahúm de Elcós. Yavé es un Dios celoso y vengador. Se venga contra sus adversarios y se enfurece contra sus enemigos. Yavé es lento a la cólera pero tremendo de poder y no dejará sin castigo al culpable. Yavé camina entre tempestades y huracanes, y las nubes son el polvo de sus pies. Amenaza a los mares y los seca. El Basan y el Carmelo desfallecen y se marchita el verdor del Líbano, los cerros tiemblan ante él, y las lomas se estremecen. Ante él se derrumba la tierra, el universo y todos los que en él viven. ¿Quién podrá resistir ante su enojo? ¿Quién podrá soportar el ardor de su cólera? Su furor se extiende como el fuego, y las rocas se quiebran ante él. Sagradas Escrituras



Dediquemos un minuto de nuestras vida para agradecer a nuestro Dios creador no solamente por el bocado de alimentos que ingerimos hoy y todos los dias sino por todas las bendiciones que nos da, oremos por aquellos que tienen diversas necesidades y que reyne sobre el mundo paz, amor y compresion.



Hablar del bien de dios me llena el espíritu…aunque mis demonios sean astutos siempre quieren estar ahí fastidiando la verdad…tapando con mantas de oscuridades cegadoras y siempre quiera inventar creernos que seremos en algún momento dependientes de ellos.



Oh, amoroso Cristo, llevame
una persona debil detras de ti;
en el caso de que no me lleves
no puedo seguirte.
Dame un espiritu valiente
que este preparado y alerta.
si la carne es debil,
quiza tu gracia me preceda
venga junto a mi y me siga;
porque sin ti
no puedo ir a la muerte.
Concédeme un espíritu listo
un corazón valiente
una verdadera fe
una firme esperanza
y un perfecto amor
de modo que por causa de ti
pueda rendir mi vida
con paciencia y gozo.



Cristo protegeme hoy
contra el veneno
contra el fuego
contra morir ahogado
contra heridas
de modo que asi venga a mi abundante recompensa
Cristo conmigo
Cristo delante de mi
Cristo detras de mi
Cristo debajo de mi
Cristo sobre mi
Cristo a mi derecha
Crisro a mi izquierda
Cristo cuando me acuesto
Cristo cuando me siento
Cristo cuando me lenavto
Cristo en la quietud
Cristo en el peligro
Cristo en el corazon de cada hombre que piensa en mi
Cristo en la boca de todo el que habla de mi
Cristo en todos los ojos que me ven
Cristo en todo oído que me escucha...



En efecto, no es a los ángeles a quienes sometió Dios el mundo nuevo de que hablamos. Alguien dijo en algún lugar de la Escritura: "¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él? ¿Qué es el Hijo del hombre para que lo tomes en cuenta? Por un momento lo pusiste más bajo que los ángeles, pero lo coronaste de gloria y de honor. Le sometiste todo, poniendo todo bajo sus pies." Cuando se dice que Dios le sometió todo, no se hace ninguna excepción. En efecto, Dios, autor de todo y del que provienen todas las cosas, quería llevar a la Gloria a un gran número de hijos. Y le pareció bien hacer perfecto por medio del sufrimiento al que iniciaba su salvación. Pues tanto Jesús, que nos santifica, como los que somos santificados, tenemos un mismo origen; por eso él no se averguenza de llamarnos hermanos, como lo leemos en este texto: "Señor, yo te daré a conocer a mis hermanos, en medio de la asamblea celebraré tu Nombre." Y también estos textos: "Yo permaneceré confiado en Dios; aquí estamos yo y los hijos que Dios me ha dado." Y porque todos esos hijos comparten una misma naturaleza de carne y sangre. Así pudo por su propia muerte, vencer al diablo, y liberó a los hombres que el miedo a la muerte tenía paralizados toda su vida. Santas Escrituras



Envíame tu sabiduría. Dios de nuestros padres, Señor de misericordia, que por tu palabra lo hiciste todo. Tú, que por tu sabiduría formaste al hombre para que dominara las creaturas salidas de tus manos, para que gobernara al mundo con santidad y justicia y pronunciara sentencias con alma recta, dame la sabiduría que comparte tu trono y no me rechaces del número de tus hijos. Porque yo soy tu servidor y el hijo de tu sierva, hombre débil y de vida pasajera, y no alcanzo a comprender la justicia y las leyes. En efecto, al más perfecto de entre los hombres, si le falta la sabiduría que viene de ti, no merece ninguna consideración. Contigo está la Sabiduría que conoce tus obras y que estaba presente cuando creabas el mundo; ella sabe lo que te agrada, y lo que es conforme a tus pensamientos. Envíala desde los santos cielos, mándala desde tu trono de gloria, para que trabaje conmigo, y yo sepa lo que te agrada. Ella me guiará prudentemente en mis empresas y me protegerá con su poder. Entonces mis obras te agradarán, Señor; regiré a tu pueblo con justicia y sere digno del trono de mi padre David. Sagradas Escrituras



Dios mío, gloria mía, no te calles cuando hablan contra mí y me calumnian. Me han hablado palabras de engaño. Me asedian con palabras de odio y la guerra me han hecho sin motivo. En pago de mi cariño, me han acusado; mientras hacía oración. Me devolvieron mal en vez de bien y con su odio me pagan el amor. Dale, pues, por patrón un hombre malo. Que se levante el Acusador frente a él y diga: "Que del juicio salga condenado, que no sirva su defensa. Que muera antes de tiempo y otro ocupe su puesto. Sagradas Escrituras



Camina con cuidado cuando entres en la Casa de Dios. Acércate para escuchar; esto vale más que el sacrificio ofrecido por los tontos, pues no se dan cuenta que hacen mal. No seas precipitado en el hablar, ni te comprometas con Dios a la ligera, porque Dios está en el cielo y tú en la tierra. Por eso, sé hombre de pocas palabras. Porque de las muchas preocupaciones nacen los sueños, y del hablar sin parar, las palabras alocadas. Si haces una promesa a Dios, no te demores en cumplirla, porque a Dios no le gustan los alocados; cumple la promesa que hiciste. Más vale no hacer votos que hacerlos y no cumplirlos. No dejes que tu boca te haga pecar ni vayas a decir después al representante de Dios que no lo hiciste adrede. ¿Para qué harías enojarse a Dios con una palabra tuya, para que él, después, haga fracasar tus empresas? Pues en los largos sueños hay muchas ilusiones, y lo mismo en las muchas palabras. Por eso, teme a Dios. Sagradas Escrituras



Yavé, ¡mi Dios, mi Santo! ¿No eres tú Yavé desde tiempos lejanos? Tú no puedes morir, oh Yavé. ¿Tú has puesto a ese pueblo para que haga cumplir tus leyes, o lo has afirmado como una roca para que sirva de castigo? Tienes tus ojos tan puros que no soportas el mal y no puedes ver la opresión. ¿Por qué, entonces, miras a los traidores y observas en silencio cómo el malvado se traga a otro más puro que él? Tu tratas a los hombres como a los peces del mar, como a los reptiles que no pertenecen a nadie. Aquel los pesca a todos con su anzuelo, los saca con su red y los va amontonando con su malla. Feliz y contento por su pesca, le ofrece sacrificios a su red, quema incienso a sus mallas, pues ellas les debe que haya pescado tanto y tenga que comer en abundancia. ¿Seguirá, pues, vaciando constantemente su red, masacrando sin piedad a las naciones? Sagradas Escrituras



Oh Dios, oye mi voz cuando me lamento, defiéndeme del temor de mi enemigo. Protégeme del complot de los malvados y de las maniobras de gentes criminales. Que afilan sus lenguas como espadas y lanzan como flechas palabras venenosas. Para herir a traición al inocente, de improviso y a lo seguro. Se animan unos a otros para hacer maldades, se cuentan cómo tendieron lazos ocultos, diciendo ¿quién nos va a ver? Urden planes perversos, y cada uno secretamente guarda alguna trampa en su corazón. Pero Dios les lanza sus flechas, de repente se ven heridos: sus calumnias los perdieron, y todos al verlos menean la cabeza. Los hombres entonces tendrán miedo, reconocerán la mano de Dios y comprenderán su proceder. El justo se alegrará en el Señor y en él confiará; y se felicitarán los de alma recta. Sagradas Escrituras



Ozías, por su parte, dijo a Judit: "Hija mía, que Dios Altísimo te bendiga más que a todas las mujeres de la tierra. Y ¡bendito sea el Señor Dios, Creador del cielo y de la tierra, que te condujo para que cortaras la cabeza del jefe de nuestros enemigos! Jamás los hombres olvidarán la confianza que has demostrado, y siempre recordarán las hazañas de Dios. Haga Dios que siempre lo celebren, y que nunca te falten sus dones, porque no vacilaste en exponer tu vida por tu pueblo oprimido, y, para salvarnos del desastre, tomaste ante Dios la decisión más eficaz." Todo el pueblo respondió: Amén, Amén. Judit les dijo: "Escuchen, hermanos; tomen esta cabeza y cuélguenla en las murallas. Al amanecer, los más valientes con un jefe a la cabeza, tomen sus armas y salgan de la ciudad como si intentaran bajar a la llanura contra los asirios. Pero no bajen. Ellos tomarán sus armas e irán a despertar a los jefes de su ejército. Se presentarán a la tienda de Holofernes, y al no encontrarlo, quedarán aterrorizados y huirán ante ustedes. Entonces ustedes y todos los habitantes de Israel los perseguirán para matarlos. Sagradas Escrituras



¿Cómo echaría yo los demonios sino con el dedo de Dios? Sepan, pues, que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su casa, todas sus cosas están seguras, pero si llega uno más fuerte y lo vence, le quita la armadura en que confiaba y distribuye todo lo que tenía. Quien no está conmigo, está contra mí, y quien no junta conmigo, desparrama. Sagradas Escrituras



Los apóstoles conocían a Dios: desde niños recibido las enseñanzas de la Biblia. Pero tal vez no lo descubrían presente en su propia vida, y rezaban como dirigiéndose a una persona lejana. Desde el momento que conviven con Jesús, entienden que hay algo excepcional en su persona. Especialmente los asombra la intimidad que existe entre él y Dios. Todo lo extraordinario que notan en la actuación de Jesús, parece que se debe a su unión estrecha y constante con su Padre. Al vivir con Jesús, desearán más conocer al Padre, un poco como él lo conoce. Sagradas Escrituras


Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDS & VIDEOS FOR FREE!